Un timelapse divino #cine

 

Un año después de su estreno, la secuencia de la creación que  Darren Aronofsky realiza en la película  Noé (marzo, 2014), sigue recibiendo alabanzas y se ha convertido en una de los montajes cinematográficos más populares de lo que va de siglo XXI.  Aronofsky es, sin duda, uno de los directores más innovadores de las últimas décadas, sobresaliendo por sus nuevas técnicas de narración y por sus espectaculares montajes y postproducciones.

A lo largo de este último año la película de Noé  ha suscitado numerosas polémicas por tratar de conciliar creacionismo y evolucionismo. Su secuencia de la creación dura tres minutos y medio y se desarrolla como un progresivo timelapse que arranca con el Big Bang, la formación de la tierra, y transita por la evolución de la vida, desde los microorganismos más simples a toda la variedad de animales. A pesar de su visión científica, el director resume tan largo lapso de tiempo en los “siete días” del Génesis.  La biblia al servicio del evolucionismo o viceversa.

El timelapse concluye con una visión fantástica de Adán y Eva que resulta, cuanto menos, inquietante; con un punto de futurología y una dominante ufológica, como si la especie humana hubiese sido el capricho de un ser alienígena.

Por todo ello, merece la pena volver a ver esta secuencia. Que la disfrutéis.


113 veces visto

log in

reset password

Back to
log in